¿Qué es la salud en todas las tallas?

¿Qué es la Salud en Todas las Tallas?

Facebookpinterestlinkedininstagram

Esta publicación contiene enlaces afiliados. Los enlaces afiliados significan que a veces si haces clic en un sitio web y te registras o compras algo, puedo obtener una comisión de esa venta sin costo adicional para ti. Para más información haz clic aquí

He sido dietista registrada durante más de 15 años y si puedo decirte algo es ésto: las dietas no funcionan. Quiero decir, sí, tal vez a corto plazo, pero ¿qué suele pasar después? Exactamente: volver al punto de partida o peor, como veremos más adelante. Es por éso que, desde hace tiempo, he estado realmente interesada en el enfoque de Salud en Todas las Tallas (Health at Every Size® o HAES® en inglés) para la salud en general. Simplemente encaja con lo que intuitivamente he conocido desde hace bastante tiempo y por lo cual prefiero un enfoque de nutrición no dietario (non-dietary approach): las dietas causan más daño que bien, y el peso no es un predictor de la salud. Si estás interesad@ en abandonar las dietas y aprender qué es la Salud en Todas las Tallas y cómo puede beneficiar tu salud, ¡sigue leyendo!

Que es el movimiento salud en todas las tallas
¡Guárdame en Pinterest!

¿Qué es el enfoque de Salud en Todas las Tallas?

El enfoque de Salud en Todas las Tallas es promovido por la Asociación para la Diversidad de Tamaño y Salud (Association for Size Diversity and Health). El objetivo principal de este paradigma es apoyar comportamientos de salud positivos para personas de todos los tamaños, sin centrarse en la pérdida de peso. Es decir, es un enfoque de salud neutral en cuanto al peso, que es muy diferente de la cultura centrada en la dieta en la que vivimos en este momento. También aborda el sesgo de peso y el estigma en las personas que viven en cuerpos más grandes, así como el enfoque en la responsabilidad individual en el peso corporal y el tamaño.

Salud para Todas las Tallas se está convirtiendo en la práctica estándar en el campo de los trastornos alimentarios y dentro de los grupos de derechos civiles, como:

  • La Academia para los Trastornos Alimentarios
  • Asociación de Trastorno de Atracones
  • Coalición de Trastornos de la Alimentación
  • Asociación Internacional para Profesionales de Trastornos de la Alimentación
  • Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación
  • Asociación Nacional para Avanzar en la Aceptación de Gordura
  • Consejo de Discriminación de Tamaño y Peso
  • Asociación para la Diversidad de Tamaño y Salud


Salud en Todas las Tallas surge de la preocupación de que centrarse en el peso como un medio para una mejor salud “no solo es ineficaz para producir cuerpos más delgados y saludables, sino que también puede tener consecuencias no deseadas …”, como:

  • Contribuyendo a la preocupación por la comida y el cuerpo
  • Ciclos repetidos de pérdida y recuperación de peso (también conocido como efecto rebote de peso)
  • Distracción de otros objetivos de salud personal y mejores determinantes de salud
  • Baja autoestima
  • Trastornos de la alimentación
  • Otros riesgos para la salud
  • Estigmatización y discriminación de peso

Por lo tanto, este paradigma centra su atención en las implicaciones éticas de recomendar un tratamiento (pérdida de peso) que puede ser ineficaz o perjudicial. Más adelante veremos los riesgos para la salud relacionados con la pérdida de peso intencional.

¿Cuáles son los principios de Salud para Todas las Tallas?

La Asociación para la Diversidad de Tamaño y la Salud establece que “Perseguir la salud no es un imperativo moral ni una obligación individual, y el estado de salud nunca debe usarse para juzgar, oprimir o determinar el valor de un individuo”. El modelo Salud en Todas las Tallas se basa en los siguientes principios:

  1. Inclusión de peso: Aceptar y respetar el hecho de que los cuerpos vienen en todas las formas y tamaños. También significa rechazar pesos o formas corporales idealizados y “específicos” .
  2. Realzar la salud: Considerar al individuo como un todo al brindarle servicios de salud, como tener en cuenta sus necesidades físicas, emocionales, espirituales, sociales y económicas individuales. Ésto también significa apoyar políticas de salud que mejoren e igualen el acceso a la información y los servicios.
  3. Atención respetuosa: Comprender que el estigma de peso está influenciado por la edad, la raza, el género, la orientación sexual, el estado socioeconómico, y respaldar los entornos que abordan estas desigualdades. Este principio también ayuda a los proveedores de servicios de salud a reconocer nuestros propios prejuicios y a trabajar para terminar con la discriminación de peso, el estigma de peso y el sesgo de peso.
  4. Comer para el bienestar: Este principio exige promover “una alimentación flexible e individualizada basada en el hambre, la saciedad, las necesidades nutricionales y el placer…”, en lugar de un plan de alimentación regulado externamente centrado en el control de peso (léase: dietas).
  5. Movimiento para mejorar la vida: En lugar de actividades físicas estructuradas, este principio se trata de apoyar actividades físicas “que permitan a las personas de todos los tamaños, habilidades e intereses participar en movimientos agradables, en la medida que elijan”. Elegir es la palabra clave aquí. ¿De qué sirve practicar actividad física si es algo que no disfrutamos o que no nos hace sentir bien, verdad?

¿Realmente puedes estar saludable con cualquier peso?

Por lo tanto, Salud en Todas las Tallas promueve que cualquiera, independientemente de su tamaño, forma o peso, puede llevar estilos de vida que promuevan la salud. Pero, ¿puedes realmente estar saludable con cualquier peso? A ver.

Se asume y se promueve comúnmente que al perder peso, mejorará tu salud, controlarás o evitarás ciertas enfermedades y, en general, serás feliz y saludable para siempre. Pero, ¿y si esto no fuese necesariamente cierto? ¿Qué sucede si todo lo que se nos ha enseñado sobre la pérdida de peso y las dietas y tener un peso “saludable” se basó en gran medida en evidencia incompleta, mentalidad de manada y “una industria privada de pérdida de peso estimada en $58.6 mil millones anuales en los Estados Unidos”? (En serio, las barras de merienda de dieta Keto ¡están arrasando con el mercado en este mismo instante!)

Sin embargo, la mayoría de las investigaciones a largo plazo sobre prácticas de pérdida de peso terminan con “los participantes recuperan en promedio del 30% al 40% de su peso perdido dentro de 1 año, y el seguimiento a más largo plazo (2–5 años) muestra un retorno gradual al peso original o superior “. #lasdietasnofuncionan

Sin embargo, el enfoque de Salud para Todas las Tallas apunta a algo diferente: promover comportamientos que apoyan la salud en lugar de la pérdida de peso intencional.

De hecho, los ensayos clínicos controlados aleatorios indican que un enfoque de éste paradigma está asociado “con mejoras estadísticamente y clínicamente relevantes en las medidas fisiológicas (ej., Presión arterial, lípidos sanguíneos), comportamientos de salud (ej., Hábitos de alimentación y actividad física, calidad de la dieta) y resultados psicosociales (como la autoestima y la imagen corporal), y que HAES® logra estos resultados de salud con más éxito que el tratamiento de pérdida de peso, y sin las contraindicaciones asociadas con un enfoque de peso “.

“Pero”, te preguntarás, “¿qué pasa con toda esa evidencia de que el sobrepeso y la obesidad no es saludable y puede conducir a la enfermedad?”. Eso es lo que vamos a desmentir ahora.

Por qué el tamaño no es igual a la salud

Por qué el tamaño no es igual a salud
Puede haber comportamientos saludables y no saludables en todo el espectro de tamaños corporales.
El peso por sí solo no determina el estado de salud.

Para comenzar, te recomiendo que veas este video sobre la diversidad de tamaños corporales, para tener una idea de por qué un enfoque centrado en el peso se basa en suposiciones falsas y puede hacer más daño que bien.

La primera vez que vi este video fue cuando tomé este fascinante curso de “Introducción al Enfoque sin Dieta” (Introduction to the Non Diet Approach, que es gratis, por cierto). ¡Y tiene mucho sentido! Piénsalo:

Cada uno de nosotr@s tiene nuestra propia composición genética que influye en el tamaño, peso, forma y estructura ósea de nuestro cuerpo. Y también tenemos diferentes necesidades nutricionales y energéticas. Una de las mejores analogías para esto que he escuchado (pero no puedo recordar la fuente; creo que fue Evelyn Tribole o Elyse Resch, las pioneras de Intuitive Eating o alimentación intuitiva) es que si eres una talla 7 en zapatos, ¿por qué tratarías de encajar en una talla 5? Lo mismo ocurre con el peso corporal. Necesitamos comenzar a aprender y respetar el hecho de que no tod@s están destinados a ser del mismo tamaño. ¡Y eso está bien!

Pienso cubrir este tema con profundidad más adelante, porque la evidencia de apoyo ¡es asombrosa! Pero si necesitas evidencia en este momento de que el peso no es igual a la salud, este artículo del Nutrition Journal (¡al que he estado haciendo referencia aquí con frecuencia!) aborda, y finalmente desacredita, los siguientes supuestos que subrayan el enfoque convencional centrado en el peso:

  • La adiposidad presenta un riesgo de mortalidad significativo
  • La adiposidad presenta un riesgo significativo de morbilidad
  • La pérdida de peso prolongará la vida
  • Cualquiera que esté determinado puede perder peso y no recuperarlo mediante una dieta y ejercicio adecuados
  • La búsqueda de la pérdida de peso es un objetivo práctico y positivo
  • La única forma de mejorar la salud de las personas con sobrepeso y obesidad es perder peso
  • Los costos relacionados con la obesidad suponen una gran carga para la economía, y esto se puede corregir con una atención centrada en el tratamiento y la prevención de la obesidad

Parece que la evidencia que respalda estos supuestos y afirmaciones tiene más agujeros en ellos que el queso suizo (¡a veces no puedo evitar los chistes tontos!). Algunos de los factores que nos hacen cuestionar estas creencias sobre el peso y la salud son:

  • Los beneficios para la salud asociados con la pérdida de peso rara vez muestran una respuesta relacionada con la dosis (las personas que pierden pequeñas cantidades o grandes cantidades de peso tienden a obtener los mismos beneficios para la salud). 🤷‍♀️
  • No se sabe si, o en qué medida, los beneficios para la salud pueden atribuirse a la pérdida de peso en sí misma o a los cambios en los comportamientos de salud.
  • Problemas metodológicos, que tienden a sesgar los estudios para mostrar el mantenimiento exitoso de la pérdida de peso.
  • La asociación no es causalidad. La obesidad está asociada con un mayor riesgo de muchas enfermedades, pero la causalidad está menos establecida.
  • La asociación entre el peso y el riesgo para la salud se puede atribuir mejor al rebote de peso que a la adiposidad en sí.

¡Y ésto es solo la punta del iceberg! Además, hay personas poco saludables en todos los rangos de peso, e incluso si no lo son, aun pueden hacer cosas saludables independientemente de su peso.

Así que, ahora veamos un poco las formas en que recomendar y buscar la pérdida de peso intencional hace que el remedio sea peor que la supuesta “enfermedad”. Y, como he mencionado antes, uno de los principales culpables es el efecto de rebote de peso .

Rebote de peso versus estabilidad de peso

Los peligros a la salud del rebote de peso

Uno de los mayores riesgos para la salud derivados de un enfoque de salud centrado en el peso y la cultura de la dieta es el ciclo de rebote de peso o la “dieta del yo-yo”. Ya sabes, sigues una dieta, pierdes peso, suspendes la dieta, recuperas peso, comienzas la dieta de nuevo…

El rebote de peso posa un riesgo peligroso para la salud, y a medida que pasa el tiempo tenemos más evidencia de que éste efecto de rebote puede resultar en:

  • Aumento de la inflamación, que es un factor conocido que aumenta el riesgo de muchas enfermedades asociadas con la obesidad
  • Hipertensión
  • Resistencia a la insulina
  • Dislipidemia
  • Pobre salud cardiometabólica
  • … y otros efectos negativos para la salud

Además, los efectos del rebote de peso en la salud mental pueden ser igual de dañinos o incluso peores. El rebote de peso se ha asociado con los siguientes riesgos para la salud mental:

  • Trastornos de la alimentación
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Alteraciones de la imagen corporal

De hecho, el estrés mental y psicológico puede alterar el metabolismo, independientemente de los hábitos de vida de una persona. El enfoque Salud en Todas las Tallas busca garantizar políticas de promoción de la salud que “utilicen estrategias conocidas para reducir, en lugar de aumentar, el estrés psicológico”. Lo que nos lleva a nuestro siguiente punto.

Beneficios de la estabilidad en peso

El enfoque Salud para Todas las Tallas reconoce la evidencia científica, aunque impopular, de que las personas tienen pocas opciones sobre lo que pesan– debido a factores genéticos y ambientales involuntarios. ¿Recuerdas el video de arriba? La diversidad es solo una parte normal de la vida, ¡que debe celebrarse! (En serio, ¿qué tan aburrido sería verse y ser igual a tod@s l@s demás?)

Lindo Bacon, investigador y autor de Body Respect y Health at Every Size (ambos libros excelentes), lo expresa de esta manera: “A tu cuerpo le gusta mantener el status quo y mantener tu peso relativamente estable; este rango de peso estable se llama tu ‘punto de ajuste’ [set point]”. Lo que todo esto significa es que nuestros cuerpos (como un termostato, por ejemplo), desean permanecer dentro de un rango de peso genéticamente programado.

“Ésto, a su vez, lleva a [una paradoja]: tu cuerpo quiere mantener el status quo y es tercamente resistente al cambio. Cuando pierdes grasa corporal, la pérdida misma de grasa desencadena procesos para recuperarla. Por lo tanto, perder peso en sí mismo es contraproducente para mantener la pérdida de peso. No debería sorprendernos demasiado que la pérdida de peso se mantenga en tan pocos casos”.

La mayoría de los intentos de anular este mecanismo regulador son tan inútiles como tratar de controlar tu propia temperatura. ¡Pero más sobre éso en una publicación futura!

Por lo tanto, un enfoque de Salud en Todas las Tallas puede resultar en pérdida de peso en algun@s, aumento de peso en otr@s, pero estabilidad de peso para la mayoría. Nuestros cuerpos son inteligentes, y cuando comes regularmente hasta la saciedad, tu peso irá a donde debe ir (o a tu “punto de ajuste”). Aunque nuestros cuerpos cambian constantemente y no se puede garantizar el mantenimiento absoluto del peso, un enfoque Salud para Todas las Tallas tiende a conducir a una mayor estabilidad del peso a largo plazo y a menor rebote en peso. Ésto a su vez conduce a mejores resultados de salud y más paz entre tu cuerpo y los alimentos. (¡lo cual yo apoyo completamente!)

¿En qué se enfoca el paradigma Salud en Todas las Talla en lugar del peso?

Movimiento saludable en vez de ejercicio estructurado
La promoción de comportamientos de apoyo a la salud está en el corazón de HAES®. Por ejemplo, el movimiento alegre en lugar del ejercicio estructurado puede tener un mejor impacto en la salud general.

En lugar de enfocarse en la pérdida de peso, la cultura de la dieta y un tamaño corporal estrechamente definido y socialmente construido, el paradigma de Salud en Todas las Tallas se enfoca en comportamientos sostenibles de promoción de la salud, respeto y autoaceptación. Es un paradigma enfocado en empoderar a las personas en términos de su salud y bienestar, independientemente de su forma, tamaño, edad, raza, origen étnico, género, discapacidad, orientación sexual, religión, clase y otros atributos humanos. Echemos un vistazo a algunos de los pilares más importantes de éste paradigma de salud.

Aceptación del cuerpo en comparación con la pérdida de peso o el mantenimiento del peso: Esto se remonta a esa analogía del zapato: ¿por qué tratar de apretarte en un tamaño de zapato que no fue hecho para tus pies y soportar el dolor de caminar con ellos? Entonces, ¿por qué tratar de forzar a nuestros cuerpos a ser algo que no son a través de comportamientos de riesgo para la salud, como dietas estrictas y ejercicio incómodo? Al aceptar nuestros cuerpos como son (¡lo cual es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé!) comenzamos a alejarnos de los comportamientos dañinos y a tratarnos a nosotr@s mism@s de manera mucho más positiva. Esto ayuda a romper el ciclo de dietas de yo-yo y allana el camino para mayores y duraderos comportamientos que promueven la salud.

Confianza en los procesos de regulación interna, como el hambre y la saciedad, en lugar de alentar las restricciones dietéticas impuestas externamente: Como dije al principio: Las dietas simplemente no funcionan. Salud para Todas las Tallas promueve la práctica de la alimentación intuitiva, lo que significa honrar cuando tu cuerpo tiene hambre y alimentarlo con lo que necesita. Nuestros cuerpos necesitan energía y nutrientes, y al alimentarlos adecuadamente, ésto nos da el “combustible” que necesitamos para vivir. Estamos llamad@s a escuchar internamente a nuestros propios cuerpos (en lugar de planes de alimentación y dietas impuestos externamente), y ponernos en contacto con sus necesidades. No es lo que la sociedad dice que puedes comer, ni siquiera lo que tu nutricionista dice que puedes comer (bueno, a menos que no haya una razón médica, que son otros veinte pesos), sino lo que TU cuerpo quiere y necesita comer. Al aprender a comer de una manera que esté regulada internamente (versus externamente), podemos comenzar a hacer las paces con los alimentos y desarrollar una mejor relación con ellos. También nos ayuda a comenzar a confiar en nosotr@s mism@s con nuestro propio bienestar.

Actividad física para movimiento y salud versus ejercicio estructurado: El cuerpo necesita movimiento. Lo necesita para la motilidad, flexibilidad y fuerza. El movimiento también apoya la salud física (como la salud del corazón) y la salud emocional (¡todas esas endorfinas para sentirse bien!). Pero, ¿de qué sirve el ejercicio físico si no lo disfrutamos o si nos causa dolor cuando lo hacemos? Es por eso que Salud para Todas las Tallas fomenta la actividad física para la salud y el disfrute, en lugar de alcanzar una “x” cantidad de peso en la báscula. Subraya los beneficios para la salud que la actividad física puede aportar, pero no obliga a nadie a participar en ella si no lo desea. Sentirse bien con el ejercicio también es primordial, por lo que se nos alienta a elegir las actividades que nos gustan y que disfrutamos haciendo. ¿Odias correr pero te encanta dar una caminata relajante con tu amig@? ¡No hay problema! Solo tú sabes lo que se siente mejor para ti.

Críticas hacia el paradigma de la Salud en Todas las Tallas

Como un movimiento de salud bastante nuevo (principios de la década del 2000), Salud en Todas las Tallas recibe una buena cantidad de escepticismo y crítica. Uno de los factores que se cuestionan, como señala este artículo del American Journal of Public Health, es que este paradigma “requiere evidencia empírica más sólida (es decir, poblaciones más grandes y representativas), no solo un discurso ideológico, sobre el cual enmarcar el debate”.

A otr@s les preocupa que, al eliminar el peso de la ecuación de salud, ¿qué les sucede a aquell@s que tienen bajo peso debido a un trastorno alimentario o que están postrad@s en cama debido a un peso que afecta su movilidad?

Y hay quienes también preguntan: “¿Cuál es el problema si alguien quiere perder algunas libras? ¿Dónde está realmente la liberación en este movimiento? ¿No deberían las personas tener soberanía sobre sus propios cuerpos, incluso querer perder peso?”

Salud en Todas las Tallas no afirma que tod@s tengan un peso saludable. Lo que hace es pedir respeto y ayudar a las personas a cambiar el enfoque de “tener que cambiar tu tamaño” para mejorar tus comportamientos de autocuidado. Dos enfoques muy diferentes. El peso irá a donde debe ir cuando seguimos buenas prácticas de cuidado personal. Esto significa que no necesariamente va a donde queremos que vaya, pero los ideales corporales construidos socialmente no tienen en mente nuestros mejores intereses, tampoco.😏

Como lo explica muy bien la Asociación para la Diversidad de Tamaño y la Salud: “Cuando se aplica un lente específico de peso a la salud, los innumerables factores que afectan el bienestar de un/a individuo/a generalmente se pierden … el uso del paradigma HAES® se enfoca en los comportaminetos [del/la individuo/a ], un conjunto único de habilidades y recursos disponibles, y los coloca en el contexto de su vida como las principales áreas de preocupación y consideración. Cada individu@ tendrá sus propias fortalezas y vulnerabilidades, y probablemente responderá a los estímulos de una manera única. Mejorar la salud de una persona es un proceso que comienza contemplando lo que se necesitaría para hacer que ciertos determinantes de la salud estén disponibles y accesibles para diferentes personas, y no patologizando ningún peso específico “.

Un enfoque inclusivo del peso

Creo que realmente hay una necesidad de cambio social relacionado con la aceptación de las personas, independientemente de la forma o el tamaño del cuerpo. Y creo que el movimiento Salud en Todas las Tallas es una de las mejores formas de lograr este cambio. Alejarse del discurso basado en el peso tiene sentido, particularmente en términos de salud. El énfasis en mejorar nuestra relación con la comida y con nuestros cuerpos debe ser más importante que parecerse a la celebridad “x” o llegar a “x” libras en la escala. ¿Será difícil cambiar de un modelo de salud centrado en el peso a un modelo que incluya el peso? Seguro. ¿Pero valdrá la pena dejar de torturarnos sobre los ideales corporales creados socialmente? ¡Oh sí!

Entonces, ¿qué opinas del enfoque Salud en Todas las Tallas? ¿Ahora tienes más claro de qué se trata HAES®? ¿Crees que es una mejor alternativa a un enfoque centrado en el peso, o piensas lo contrario? ¡Cuéntame todo al respecto abajo en la sección de comentarios!

Facebookpinterestlinkedinmail