Dile adiós a la báscula

10 Pasos Para Decirle Adiós a la Báscula

Facebookpinterestlinkedininstagram

Esta publicación contiene enlaces afiliados. Los enlaces afiliados significan que a veces si haces clic en un sitio web y te registras o compras algo, puedo obtener una comisión de esa venta sin costo adicional para ti. Para más información haz clic aquí

Imagínate ésto: tiras la balanza a la basura y nunca más te preocupas por esos números. Suena como algo salido de un sueño, ¿verdad? Especialmente cuando es tan frustrante vivir en una sociedad que le atribuye números a tu valor- particularmente los números de la báscula. Subir a una báscula es una de las principales fuentes de angustia en las mujeres. De hecho, este artículo del Journal of Nutrition and Behavior Education encontró que pesarse estaba relacionado con una baja autoestima en las participantes femeninas. También se relacionó significativamente con la disminución en la satisfacción corporal y el aumento de la preocupación por el peso y la depresión.

Pero esx no tienes que ser tu. En esta publicación, voy a compartir por qué deberías decirle adiós a la báscula, por qué los números en la báscula realmente no importan y en qué comportamientos que promueven la salud puedes enfocarte en su lugar. Sigue leyendo para aprender a como tirar tu balanza a la basura.

10 maneras de decirle adiós a la báscula
¡Guárdame en Pinterest!

La báscula miente

Por qué la báscula miente
El peso por sí solo no puede predecir la salud y el bienestar. Además, ¡no estamos diseñadxs para todxs tener el mismo tamaño!

OK, vamos a ver como funciona ésto. En primer lugar, la báscula, y lo que pesas, no te dice mucho sobre tu salud. O sea, ¿qué es el peso realmente? Por definición, es la fuerza que la gravedad ejerce sobre un cuerpo. El número en la escala ni siquiera te dice nada sobre el tejido adiposo (grasa) o el tejido muscular. Especialmente teniendo en cuenta que los músculos y los huesos pesan más que la grasa de todos modos. Una ganancia de músculo se reflejará en la balanza, pero en realidad no puede decirte eso, ya que no distingue entre los tejidos corporales.

También es importante mencionar que el peso fluctúa constantemente. Tu peso puede cambiar diariamente, entre 5 a 7 libras, debido a:

  • Retención de agua: La retención de líquidos puede ocurrir debido a varios factores como los ciclos hormonales, el calor, ciertas condiciones de salud y la deshidratación.
  • El peso de los alimentos y el agua consumidos: Si comes o bebes “x” cantidades de onzas, ese peso se reflejará en tu propio peso corporal. Entonces, si bebes una botella entera de agua, verás que la báscula se mueve, pero definitivamente no hay nada de qué preocuparse.
  • Estado de hidratación: Como se mencionó anteriormente, beber agua u otros líquidos añadirán ese peso a tu cuerpo. Asimismo, orinar o perder agua a través del sudor también puede eliminar esa cantidad de peso. Estar levemente deshidratadx puede hacer que tu cuerpo retenga agua, lo que puede parecer un “aumento de peso”. ¿Estás empezando a ver lo poco fiables que pueden ser estos números?
  • Movimientos intestinales: El material de desecho en los intestinos también contribuye a tu peso general y aparece como “pérdida de peso” cuando se mueve fuera del cuerpo.
  • Ciclos hormonales: Un ciclo menstrual también provocará retención de agua, lo que significa más “aumento de peso” general.

Y ninguno de esos cambios en tu relación con la gravedad significa nada. Piensa un momento en ello. ¿Ves lo inútil y dañino que es confiar en esos números en la balanza? ¿Tiene más sentido ahora no darles ningún significado?

Además, recuerda que la cultura de la dieta quiere homogeneizar y regular nuestro cuerpo, reduciéndolo a números y tamaños. Pero la salud y el bienestar son mucho más que eso, como veremos más adelante.

La cultura de la dieta quiere reducirnos a números y pequeñas categorías ordenadas, cuando la salud y el bienestar son mucho más que eso.

Por qué el número en la balanza no importa

Lo único que puede hacer la báscula es medir tu peso corporal total. Eso incluye todo: grasa, músculo, hueso, órganos, sangre, agua, contenido intestinal y glucógeno muscular.

Además, cada unx de nosotrxs tiene su propia composición genética que influye en nuestro peso, tamaño corporal, forma y estructura ósea. Una de las mejores analogías que he escuchado proviene de Evelyn Tribole y Elyse Resch, las pioneras en Alimentación Intuitiva. Supongamos que eres una talla 7 en zapatos. ¿Por qué intentarías ponerte una talla 5? Lo mismo ocurre con el peso corporal. Tenemos que empezar a aprender y respetar el hecho de que no todo el mundo debe tener el mismo tamaño y peso. ¡Y eso está bien!

Comprar Aquí: Intuitive Eating

Ni siquiera recuerdo la última vez que me pesé. Simplemente no lo hago porque no significa nada para mí. Hay otras áreas más importantes de mi bienestar, como mantener el estrés bajo control y conectarme conmigo misma, en las que elijo concentrarme. Más adelante hablaré sobre algunos objetivos de promoción de la salud en los que puedes concentrarte en lugar del peso.

Una excelente manera de ilustrar por qué el peso y el número en la báscula no importan es este video de la Association for Size Diversity and Health (ASDAH). Me encanta este video sobre la diversidad de tamaños porque ilustra claramente por qué un enfoque de la salud centrado en el peso se basa en suposiciones falsas y puede hacer más daño que bien. ¡Míralo a continuación y dime lo que piensas!

Recuerda que también puede haber comportamientos “saludables” y “no saludables” en todos los rangos de peso. Por ejemplo, puedes tener una persona con un tamaño corporal culturalmente aceptado que ignore un problema de salud urgente, y puedes tener otra persona con un cuerpo más grande que se involucre en movimientos alegres para el bienestar. La salud no se ve de una manera específica.

Comprar Aquí: Health at Every Size:The Surprising Truth About Your Weight

No confíes en la báscula: haz ésto en su lugar

Como puedes ver, pesarse obsesivamente con regularidad es contraproducente e inútil. Dado que tu peso puede fluctuar significativamente debido a cualquiera de los factores mencionados anteriormente, estresarte por ese número es innecesario y perjudicial.

Por ejemplo, la mayoría de la gente no sabe que una comida alta en sodio puede resultar en la retención de algunas libras de agua más adelante. Esto luego se confunde con un aumento de peso real. Debido al condicionamiento de la cultura de la dieta, esto puede conducir a una espiral inútil e innecesaria de frustración y culpa.

Entonces, ¿qué puedes hacer en lugar de depender de la escala para tus objetivos de salud? Bueno, considera que la mayoría de los objetivos relacionados con la salud y el peso tienen una cosa en común: el deseo de sentirse feliz y saludable. Pero tu peso, forma corporal y tamaño no tienen nada que ver con poder lograr estos objetivos. Ésa es la forma en que la cultura de la dieta nos ha condicionado. Creo que es hora de dejar de luchar contra la balanza y de asociar tu autoestima con el número que se muestra en ella y darle el poder de influir en tus emociones. Aquí hay algunos objetivos en los que puedes concentrarte en su lugar, que definitivamente pueden mejorar tanto tu salud como tu felicidad.

5 cosas en las que enfocarte en lugar de la báscula

Lo seguiré repitiendo: tu peso no es un predictor de tu salud. Entonces, en lugar de obsesionarte con éste o cualquier otro número, aquí hay algunos objetivos de promoción de la salud en los que puedes enfocarte mientras aprendes a decirle adiós a la báscula.

  1. Tómate un tiempo para conocer lo que realmente quieres: Como ya he mencionado, la cultura de la dieta nos ha programado la falsa creencia de que debemos tener cierto peso, tamaño y forma corporal para ser felices y realizadxs. Y eso es una mentira absoluta. Tomarte el tiempo para conectarte contigo mismx puede ayudarte a obtener una idea de las cosas que realmente te dan sentido a tu vida y contribuyen a tu bienestar. Actividades como escribir en un diario, meditar y caminar con atención pueden ser útiles para la autoconciencia. Chequéa este artículo de Psych Central para conocer algunas formas excelentes de conocerte mejor a tí mismx. “Hay tantas voces que te dicen quién ser, cómo actuar, qué hacer”. ¿Por qué no escuchar a la tuya para variar?
  2. Desarrolla más confianza en ti mismx: Ésto va de la mano con la declaración anterior. Cuanto más confíes en ti mismx y te sientas segurx en tu propia piel, menos control tendrán unos números arbitrarions sobre ti. Y la cultura de la dieta y sus mensajes tóxicos ya no podrán afectarte a ti y a tu autoestima. Empieza por ponerte a ti mismx primerx. Esto podría incluir programar más tiempo para el cuidado personal o decirle a alguien “no” cuando no quieres hacer algo. En mi opinión, aprender a amarte a ti mismx tal como eres en este momento es la meta relacionada con la salud más importante que puedes alcanzar. Todo lo demás caerá en su lugar.
  1. Aprende a desarrollar una relación saludable con la comida: Conectarte contigo mismx también significa conectarte con tu hambre, saciedad y hábitos alimentarios. Ahí es donde la alimentación intuitiva resulta útil. La alimentación intuitiva es lo opuesto a la dieta. ¿Sabías que en realidad nacemos comedores intuitivxs? No nos bombardean con mensajes sociales sobre la imagen corporal y la comida cuando somos bebés. Más tarde, la cultura de la dieta nos condiciona a desaprender nuestras señales naturales de hambre y saciedad. Desarrollar una relación saludable con los alimentos y nuestro cuerpo es fundamental para aprender a comer de forma intuitiva.
  1. Concéntrate en acciones que formen hábitos: Si hay un objetivo de salud específico que deseas lograr (por ejemplo, mover más tu cuerpo, beber más agua, comer más verduras), puedes concentrarte en los pasos diarios que puedes tomar para lograrlo. Nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. No te limites a pensar en el resultado que deseas, sino que pregunta qué debes hacer repetidamente para llegar allí y alcanzar tu objetivo.
  2. Practica el movimiento alegre: El movimiento regular es importante para la salud física y emocional. Pero, ¿de qué sirve si es solo otra tarea desagradable o una tortura total? Es por eso que el movimiento alegre es una alternativa más suave al ejercicio estructurado. Enfatiza encontrar placer en la forma en que movemos nuestros cuerpos. El movimiento alegre afirma que todo tipo de movimiento es bueno y válido. Ya sea bailando al ritmo de tu canción favorita en tu sala o haciendo un triatlón. “Ningún movimiento tiene privilegios sobre otro; una caminata se considera moralmente igual a una sesión de spinning”. También es más fácil para seguir a largo plazo que a una rutina de ejercicios complicada.

Más estrategias sobre cómo decirle adiós a la báscula

estrategias para decirle adiós a la báscula
Sí, parece que la ruptura es inminente

Si realmente quieres decirle adiós a la báscula, pero te resulta difícil dejarla por completo (entiendo totalmente por dónde vienes), aquí tienes algunos consejos adicionales para ayudarte a superar la ruptura.

  1. Concéntrate en otra medida de salud: En lugar de confiar en el peso como una medida de progreso (que, como has visto, puede ser completamente engañoso), puedes centrarte en otra métrica. ¿Estás durmiendo mejor, te sientes más segurx, estás manejando mejor tu azúcar en sangre?
  2. Esconde la báscula: Si todavía no puedes deshacerte completamente de la báscula, escóndela en un lugar inconveniente, como en la parte trasera de un armario lleno o en un sótano oscuro. ¡Fuera de la vista, fuera de la mente!
  3. Crea un ritual de amor propio: Cuando los pensamientos negativos sobre tu peso o sobre ti mismx empiecen a aparecer, deténlos en seco con un acto de amor propio. Ten a mano una lista de las muchas formas en que eres increíble y lee de ella, disfruta de tu película favorita, piérdete en un buen libro o simplemente respira profundo y relajadamente. Esto te ayuda a centrarte en el hecho de que la escala solo mide tu relación con la gravedad, nada más.
  4. Pónte en contacto con tus pensamientos: Acércate a tus pensamientos sobre tu peso con curiosidad y sin juicio. Aprende de dónde provienen estos mensajes y cómo no son un reflejo de quién tu eres.
  5. Cuestiona tus motivos: ¿Cómo te sirve estar pesándote? ¿Qué cambiaría si no te pesaras? ¿Qué significaría para ti deshacerte de la balanza? ¿Crees que podría beneficiar tu bienestar emocional?

Conclusión

Para culminar, quiero que recuerdes que NO eres un número en la escala (o un tamaño, forma o color de piel tampoco). Como acabamos de ver, los números en la balanza no miden nada excepto de qué “materiales” está compuesto todo tu cuerpo, no quién eres en realidad. Este número también fluctúa enormemente, depende de muchos factores fuera de tu control y no es un indicador de buena salud. De hecho, decirle adiós a la báscula puede ser un gran paso para alejarte de la cultura de las dietas poco saludable y un salto hacia ti mismx.

Y ahora me encantaría conocer tus pensamientos. ¿Crees que es una buena idea decirle adiós a la báscula o crees que aún puede ser útil? ¿Qué sientes cuando piensas en no pesarte más? ¿Liberadx? ¿Ansiosx? ¿Curiosx? Házmelo saber a continuación en la sección de comentarios.

Facebookpinterestlinkedinmail